Pagar con el móvil. Trucos y advertencias sobre NFC

Tecnología NFC. Pagar con el móvil de forma segura

Seguro que has oído hablar de la tecnología NFC, y si no te suenan sus siglas seguro que en cuanto lo describamos a continuación sabes a qué nos referimos.

Near Field Communication o comunicación de campo cercano es una tecnología de comunicación inalámbrica de corto alcance y alta frecuencia que permite el intercambio de datos entre dispositivos de forma instantánea. El punto fuerte de la tecnología NFC está en la velocidad de comunicación, sin embargo, su alcance es muy reducido, pues alcanza como máximo en un rango de 10 cm.

Aunque pensemos que es algo reciente y nació hace un par de años desde que empezamos a pagar a través del móvil, esta tecnología fue aprobada en 2003 con la norma ISO, en 2008 se comenzó a probar de forma combinada con el Bluetooth y en 2011 fue su boom e implantación de forma masiva en los dispositivos.

La tecnología NFC se puede aprovechar para leer cualquier tipo de información que haya sido registrada en una tarjeta NFC, como puede ser una tarjeta para el ingreso en la habitación de un hotel, una tarjeta con un enlace, o una tarjeta de embarque. A diferencia del código QR, el NFC necesita solamente el contacto con el dispositivo de lectura, por ejemplo, en el caso del enlace al contacto con un teléfono, este último va a abrir el navegador e irá al sitio indicado.

¿Es seguro pagar con el móvil?

Existen dudas sobre seguridad y funcionamiento de esta tecnología. Al leer proximidad e intercambio de datos te habrás preguntado cómo de segura es la tecnología NFC. Así que, si quiero pagar a través del móvil, ¿cómo lo hago? Y, ¿es seguro?

Normalmente la antena NFC se encuentra encima de todos los componentes del teléfono, y en los dispositivos con carga inalámbrica de última generación se incluye en el cable de este componente. Cuando se activa la tecnología en el teléfono, se genera un campo electromagnético útil para el intercambio de datos. Durante el pago contacless, el transmisor del teléfono envía ondas radio moduladas, de modo que el receptor del teléfono las interprete como información digital. El campo electro magnético se suspenderá si el teléfono se bloquea, de hecho, para empezar una transacción se necesita que el teléfono esté desbloqueado. Para efectuar los pagos se necesita registrar la tarjeta en una aplicación, Google Pay en los dispositivos Android y Apple Pay en los dispositivos Apple. Al registrar la tarjeta se va a generar una cuenta virtual en los servidores vinculada con tu tarjeta, razón por la cual tus coordenadas no van a estar en el teléfono. No es necesario que el usuario abra la aplicación de pago, se ejecutará todo en segundo plano, y tampoco es necesario que el teléfono esté conectado a la red, puede hasta funcionar en modo avión.

El datáfono recibe las informaciones de la cuenta virtual registrada en el teléfono, y se van a compartir los datos de la tarjeta asociada a esta última solamente una vez que haya sido verificada la fiabilidad del comerciante por los servidores de Google o Apple. Está claro que los pagos no son tan simples como parecen, pero como verás para poder funcionar se necesita que el teléfono esté desbloqueado, los dispositivos estén casi en contacto y que los servidores del comerciante sean fiables. Por ello, esta tecnología es muy segura. De hecho, esta forma de pago ha sido catalogada más segura que el pago con las tarjetas de crédito físicas habituales con contacless, pues esta última sí que te la pueden robar, anotar los datos de la propia para aprovecharlos posteriormente e incluso aproximar un datáfono y, si el importe es inferior a 50€ (aunque la cantidad depende del banco), no pidan el código pin y puedan robarte dinero.

De una manera o de otra, no obstante, si existe intención de robo de dinero, es importante destacar que sería imposible que no quedase rastro. Todos los datáfonos tienen que ir contra una cuenta corriente donde se depositen esos fondos robados, de manera que sería fácil detectar el destino de los fondos e identificar al infractor. Del mismo modo, los bancos no proporcionan datáfonos a cualquier persona que lo solicita, ya que es necesario que el solicitante cumpla una serie de requisitos.

¿Cómo puedo pagar con el móvil?

Lo primero que tienes que saber para poder configurar el NFC para pagar con el móvil es si tu banco permite la opción de este pago. Algo que, en 2021 ya está a la orden del día en el 99% de los bancos. También, si tu móvil es Android, debes tener instalada la aplicación de tu banco (o la que tenga específica para el pago mobile). Y, por último, saber que solamente se puede pagar con el NFC en las tiendas que ofrezcan el servicio mediante la tecnología contactless.

Una vez te hayas asegurado que cumples todos los requisitos, para configurar el NFC con la tarjeta de tu banco debes seguir los siguientes pasos:

  • Para Android: Dirígete a «ajustes». Busca la opción «NFC», haz clic en ella y selecciona la aplicación de pago que se utilizará por defecto. Deberás cambiar la de Android Pay por la de tu banco. Cuando quieras pagar con el teléfono solo tendrás que acercar el teléfono a la terminal de pago. Si no lee bien la etiqueta, prueba a tener abierta la app del banco y asegúrate que tienes la opción de NFC encendida.
  • Para iPhone: Los dispositivos iPhone leen de manera nativa el tag NFC, por lo que no hace falta tener una app específica instalada para leer una etiqueta. Solamente deberás dar de alta en Apple Pay tu tarjeta o tarjetas con las que desees realizar los pagos.

 

¿Puedo pagar con NFC?

Cualquier establecimiento en el que puedas pagar con una tarjeta a través de un datáfono con contacless, también lo puedes hacer si quieres pagar tú con tu móvil a través de la tecnología NFC. Como sabrás, el 90% de los comercios tienen datáfonos que permiten en pago con contacless, pero hay algunos que no están tan actualizados y su datáfono solamente permite el pago introduciendo la tarjeta de crédito física y marcando el pin. En estos casos no podrías pagar con la tecnología NFC. Obviamente no es lo más común, pues casi todos los establecimientos tienen este método de pago actualizado. Más aún si cabe después de la pandemia de la covid-19, que se ha visto un gran aumento del uso de esta tecnología y un gran descenso del pago en efectivo por evitar el contacto y la transmisión de posibles virus.

¿Qué necesito para recibir dinero con NFC?

Del mismo modo que la tecnología NFC nos permite realizar pagos como hemos comentario anteriormente, también permite en los dispositivos con esta tecnología recibir pagos gracias ese chip NFC.

Por ejemplo, vamos a comprar una camisa una tienda de ropa y pagamos en ese comercio con nuestro móvil gracias a la tecnología NFC. Posteriormente, esa camisa no nos queda bien y queremos ir a devolverla. Pues, igual que si llevásemos la tarjeta de forma física, acercando nuestro móvil al datáfono del mismo modo que hicimos para pagar se nos devolvería el dinero.

Por el momento, a la hora de recibir dinero solamente se aplica en estas prácticas. Pero bien es cierto que los chips NFC que llevamos en nuestros smartphones tienen la misma capacidad de enviar pagos como de recibirlos, y desde hace unos años están muy de moda las transferencias instantáneas (bizum) entre amigos, e incluso ya está implantado en muchos comercios. Es por lo que esta tecnología de aproximación también podría ser una solución para enviar y recibir dinero entre amigos en los próximos años.

 

Y tú, ¿qué tal tu experiencia con la tecnología NFC? ¿Tienes alguna anécdota que compartir?

Si tienes alguna duda sobre el funcionamiento de esta tecnología no dudes en consultarnos. ¡Estaremos encantados de poder ayudarte!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *